Roger Dubuis<br />
Cuidado y mantenimiento

Roger Dubuis
Cuidado y mantenimiento

Al igual que las creaciones más hermosas, los relojes Roger Dubuis se merecen un cuidado y atención especiales para conservar su belleza original y su precisión técnica de cara a las generaciones futuras.

Cuide bien de su
reloj Roger Dubuis

Los relojes Roger Dubuis son obras maestras que merecen sumo cuidado y atención. A continuación encontrará algunos consejos prácticos que le ayudarán a proteger su reloj durante el uso diario.

Cuerda

Debería darse cuerda a los relojes mecánicos de cuerda manual y cuerda automática al menos una vez al mes para evitar que el aceite de engrasado se seque. SI un reloj se ha detenido tras haber dejado de usarse, recomendamos darle cuerda manualmente girando la corona al menos treinta veces. Por su parte, un reloj automático debería llevarse durante 10 horas al día para que se active completamente la cuerda automática. Debería darse cuerda a los relojes manuales cada día a la misma hora para beneficiarse de la máxima reserva de marcha y del mejor rendimiento. Tenga cuidado de no forzar la corona a partir de que perciba resistencia. Antes de cualquier contacto del reloj con agua, asegúrese de que la corona está correctamente atornillada o retraída para evitar que el agua penetre en el mecanismo.

Hermeticidad

Los relojes Roger Dubuis están equipados con obturadores de seguridad que garantizan su hermeticidad. Estos pueden deteriorarse a causa del envejecimiento natural, las fluctuaciones, los impactos o los cosméticos. Si aparece condensación bajo el cristal de su reloj Roger Dubuis, significa que la hermeticidad está dañada. Recomendamos que encargue una revisión de la hermeticidad del reloj cada dos años a un Centro de Servicio Técnico Autorizado, especialmente antes de someterlo a un uso intensivo, como por ejemplo durante las vacaciones de verano.

Limpieza

No use productos químicos, dado que pueden dañar su reloj. Si se ha expuesto el reloj a estos productos, límpielo con un cepillo suave y agua tibia; después, séquelo con un paño de microfibra. En el caso de los relojes completamente engastados, revise las piedras preciosas regularmente para asegurarse de que siguen bien fijadas.

Campos magnéticos

En la vida diaria, los campos magnéticos suelen estar presentes como una fuerza invisible creada por imanes permanentes que tira de los objetos de hierro y atrae o repele otros imanes. Los campos magnéticos se usan muy a menudo en la tecnología moderna; por lo tanto, le recomendamos que evite colocar relojes cerca de dispositivos electrónicos tales como imanes, altavoces, teléfonos móviles, puertas de frigoríficos... Debido al magnetismo, los relojes pueden funcionar a un ritmo demasiado rápido o dejar de funcionar sin causar ningún daño al movimiento. Si observase alguno de estos fenómenos, le rogamos que contacte con su Centro de Servicio Técnico Autorizado para solicitar una desmagnetización.

Golpes

Los relojes Roger Dubuis están diseñados para resistir un uso intensivo. No obstante, se deberá tener precaución para evitar que sufran caídas o golpes contra objetos duros que pudiesen provocar daños a la caja y/o al movimiento. Le aconsejamos que guarde y lleve relojes y joyas por separado con el fin de evitar que sufran arañazos.

Cuide de su correa y pulsera
Roger Dubuis

Las correas Roger Dubuis se producen con cuidado y se someten a pruebas regularmente para garantizar que sean de la mejor calidad. A pesar de ello, factores externos, el uso o el envejecimiento de la piel pueden deteriorar o alterar su aspecto original. A continuación encontrará algunas recomendaciones que le ayudarán a cuidar de sus correas de reloj.

Correa de aligátor y cuero

El cuero es un material vivo natural. El contacto con el agua o la exposición a altos niveles de humedad puede deformarlo o decolorarlo. La exposición prolongada a la luz solar intensa puede dañar su color y calidad. El cuero es un material permeable y, por lo tanto, puede mancharse al estar en contacto con cosméticos y sustancias oleosas. Si la correa se deforma, no le aplique pegamento, dado que dañará las barras y los tornillos de las asas. Le sugerimos que sustituya su correa de cuero cada doce meses.

Correa de goma

Estas correas tienden menos a sufrir arañazos y mellas, pero pueden romperse o alterarse con el uso. Tanto la sal como el cloro son elementos corrosivos que pueden dañar materiales como la goma. Por lo tanto, le sugerimos que enjuague su reloj después de cada vez que bucee o se sumerja en agua con él.

Pulsera de metal

El acero se araña fácilmente, mientras que los golpes pueden provocar mellas. Los elementos de fijación de los eslabones pueden aflojarse con el paso del tiempo. Las correas de oro tienden a sufrir arañazos y mellas que alteran su aspecto. Por este motivo, le sugerimos que guarde y use sus relojes y joyas por separado. Le sugerimos que use un cepillo suave con una solución de agua con jabón para limpiar su pulsera de metal. No use ningún producto químico para evitar dañarla.

Compartir este reloj
Compartir esta noticia
Búsquedas frecuentes
Contacte con nuestro conserje
Solicite una devolución de la llamada
Pedir cita
Localice una boutique
283 queries in 1.591 seconds.