Excalibur Caballeros de la Mesa Redonda II

10.04.2015

En 2013, la leyenda del Rey Arturo fue la inspiración de una creación única Roger Dubuis con el evocador nombre de Excalibur Caballeros de la Mesa Redonda. Actualmente, en 2015, Roger Dubuis se enorgullece de introducir una nueva interpretación de los valores clave que han hecho que esta leyenda atemporal sea realmente universal.

Una nueva interpretación espectacular de una leyenda atemporal

La Manufactura Roger Dubuis posee la reputación consolidada de aportar sorpresas de múltiples formas, y su interpretación contemporánea de la leyenda de la Mesa Redonda no es una excepción. Para una primera interpretación revelada en 2013, los diseñadores de la Manufactura ginebrina presentaron una edición limitada de 28 unidades caracterizada por su osadía y repleta de historia. Las nobles figuras aparecían sentadas alrededor de una reproducción esmaltada y calcada de la Mesa Redonda de roble inglés, barnizada en color verde Tudor y crema, realizada para Enrique VIII y situada en el Gran Sala de su castillo de Winchester. Para 2015, una sorprendente nueva iteración de 28 unidades, disponible exclusivamente en las boutiques Roger Dubuis, presenta a los 12 caballeros de bronce exquisitamente grabados y esculpidos, posicionados alrededor de una esfera preciosa de jade negro. Grabada con maestría y cargada de simbolismo, esta expresión de la leyenda de la Mesa Redonda suma aún más peso al evocador poder de la pieza.

Un noble legado de inspiración estética
La leyenda dice que Merlín declaró: “Alrededor de esta mesa se reunirán como iguales los caballeros más valientes. Se pondrán en marcha en busca de aventuras, remediando las injusticias, protegiendo a los débiles y humillando su orgullo”. Así comenzaron las aventuras, cuando los 12 Caballeros expresaron su juramento de lealtad al Rey Arturo, comprometiéndose a no escatimar esfuerzos, a superar cualquier obstáculo y a volver triunfantes. Desde la Edad Media hasta la época actual, la universalidad de la leyenda del Mago y de los Caballeros de la Mesa Redonda ha mantenido su popularidad. El Rey Arturo defiende con valentía su reino frente a sus enemigos y toda la acción se desarrolla fundamentalmente en el mítico bosque de Brocelianda. Los hombres mejores, más nobles y más puros están a su lado en el combate: unos compañeros cuya fuerza física solo puede compararse a la fortaleza de su carácter. El relato de sus hazañas ha marcado la historia y ha honrado de forma elocuente los valores cardinales de la fuerza y el respeto.

Estas son en gran medida las mismas aspiraciones que motivan el deseo permanente de la Manufactura Roger Dubuis de hacer soñar a las personas, así como la búsqueda de su Santo Grial particular: la excelencia implacable encarnada en su certificación 100 % Poinçon de Gèneve. El Director de Diseño de Productos, Lionel Favre, explica: «En este modelo destacado, el lema “Valor y generosidad” de los míticos caballeros refleja el planteamiento de su arte que ha adoptado Roger Dubuis. Este queda noblemente representado por el trabajo en estrecha colaboración entre artistas y relojeros con el fin de crear una alianza de ambas tradiciones. La suma de esta precisión y del talento artesano presenta detalles tan finos y complejos que solo pueden ser apreciados al examinarlos a través de las lentes de un joyero.»

Sofisticación técnica superlativa
En esta obra de arte exquisita, la incansable búsqueda de la excelencia de Roger Dubuis y los caballeros de la Manufactura ginebrina se expresa una vez más mediante una sutil combinación del talento artesano y una construcción compleja que representa una auténtica proeza técnica. La creación de tan solo la elaborada esfera, de compleja artesanía, requirió diez meses completos de desarrollo, investigación y ensayos.

Refinación extrema
Aquí, en un asombroso diseño de miniaturización y precisión, las 12 figuras que representan los legendarios Caballeros de la Mesa Redonda con sus espadas forman un círculo perfecto que sustituye los tradicionales índices de las horas. Esta impresionante miniaturización, fruto del trabajo de artesanos apasionados de gran talento, produce 12 caballeros completamente individuales, cada uno de ellos de tan solo 6,5 mm de alto y únicos por sí solos, que representan una de las figuras legendarias. Cada uno de estos caballeros, que requiere un día de trabajo, se compone de una fundición en bronce tridimensional con detalles finamente esculpidos y acabados a mano, entre los que se incluyen micrograbados en tres dimensiones. A diferencia de las figuras de oro que se usaron en los caballeros originales, esta es la primera vez que se ha empleado el bronce para realizar los micrograbados. A pesar de la necesidad de gestionar esta complejidad adicional, la ligera pátina de bronce acentúa los contrastes de esta obra maestra única. Tal como cabría esperar con este grado de complejidad y sofisticación extraordinarias, se necesita un día entero para realizar el micrograbado de un caballero y un mes entero para crear tan solo dos esferas. El realce circular en oro blanco satinado que rodea el centro de la esfera está grabado y cubierto con una pátina. Fueron necesarias gran pericia y paciencia para obtener el efecto de pavimento empedrado.

Un poderoso simbolismo
La decisión de elaborar la Mesa Redonda en jade negro trajo consigo una serie de complicaciones en cuanto al grabado. Sin embargo, los resultados valieron la pena con creces, consiguiéndose los intensos contrastes mediante el uso de una novedosa técnica de grabado que produjo un acabado liso con un particularísimo conjunto de matices, todo ello sin romper este material tan delicado. Etéreo guardaespaldas y piedra protectora, el jade negro representa el poder, la sabiduría y el control de uno mismo. Se considera que llama a la prudencia financiera y social y que protege de las personas que proyectan rabia y agresividad. Se cree que este promotor de la autoevaluación sincera ayuda a absorber y transformar las emociones destructivas y poco sanas.

Fiabilidad mecánica Impecable
En el interior de la caja de 45 mm de oro blanco late el mismo corazón valeroso que en la primera edición de esta obra maestra: el Calibre mecánico RD821 de carga automática, con su cómoda reserva de marcha de 48 horas. Al igual que todos los demás relojes Roger Dubuis, todos los 172 componentes de este calibre están acabados a mano y sellados con el prestigioso Poinçon de Genève, una garantía de exclusividad, origen, experiencia, rendimiento y resistencia totalmente digna de los valientes caballeros de antaño.

Load more news
Compartir este reloj
Compartir esta noticia
Búsquedas frecuentes
Contacte con nuestro conserje
Solicite una devolución de la llamada
Pedir cita
Localice una boutique
qrcode